lunes, 8 de junio de 2015

SEP Digital Año 2 Nº8 (EDITORIAL)

El hecho de escribir, aunque no lo creamos así, trae aparejado una gran responsabilidad que es la de utilizar las palabra justas, cuando corresponde y en el lugar adecuado. Para ello es necesario saber el valor de cada palabra y el efecto que estas pueden causar en el lector, ateniéndonos a las consecuencias que puedan traer consigo al unirse éstas incorrectamente.
Hay un viejo dicho que dice “si lo que tienes que decir (o escribir) no es mejor que el silencio, mejor no lo digas (o escribas)” y aunque, como también dicen, "a las palabras se las lleva el viento"… a los escritos, no.
Años atrás, con motivo de la inauguración de la Feria Internacional de Guadalajara (México), la entonces Ministra de Cultura de España, Ángeles González-Sinde, dijo:
"Los autores literarios son ahora más poderosos que los políticos, pues mientras éstos tienen el poder de los Ejércitos, los autores tienen el poder sobre las almas".
Si estas palabras son ciertas, lo que creo firmemente, y la pluma tiene tanta influencia, aquellos que estamos detrás del teclado deberíamos tener mucho cuidado en cómo aplicamos ese “poder”, ya que las simples líneas de esta revista digital, un blog, un artículo periodístico o un cuento, pueden influir en alguien que tenga en sus manos las herramientas físicas y económicas para producir un verdadero cambio, sea este positivo o negativo.

Con los medios modernos de comunicación, como Internet, esto se hace más patente, ya que lo que fue escrito en un computador de Paraguay es posible que se lea en algunos minutos en España o en China. Por ello, de nosotros los escritores, depende usar la combinación adecuada de palabras para que estas se conviertan en una herramienta de transformación positiva y no en un arma más de destrucción masiva
Alejandro Hernández y von Eckstein
Vicepresidente SEP

sábado, 6 de junio de 2015

En días más SEP Digital de junio

Para muchos de los socios de la Sociedad de Escritores del Paraguay, Delfina Acosta es mucho más que una poeta, narradora o periodista.Con su alma de alquimista, sensible poeta y minuciosa narradora, desde sus trincheras de periodista, Delfina nunca hizo diferencia entre el escritor novel que daba sus primeros pasos en el mundo de la literatura nacional y el consagrado escritor de renombre internacional; desgranando minuciosamente cada obra reseñada con sapiencia y buen tino de tal forma de despertar seguro interés en los lectores que esperaban ávidos sus críticas literarias en el suplemento cultural del diario donde trabajó. 
Es por esto y mucho más que hemos decidido homenajearla y reflejar parte de nuestro cariño en la portada de este número de SEP Digital, el cual como ya es costumbre, brindará al lector una variada selección de poesías, cuentos y relatos de variados y reconocidos autores nacionales, el imperdible artículo “Paraguay: un país con diversidad cultural que requiere políticas culturales inclusivas” de Tadeo Zarratea y la esperada y tradicional crítica literaria de José Vicente Peiró.