miércoles, 25 de diciembre de 2013

Premio Literario Grupo General de Seguros S.A. (4ª EDICIÓN)




BASES DEL PREMIO


Podrán participar en el certamen los escritores, que no tengan obras publicadas en forma individual (tema libre), sean de nacionalidad paraguaya(pueden participar paraguayos que residan dentro o fuera de Paraguay) o extranjeros residentes en el Paraguay por más de cinco años, siempre que las obras se ajusten de poesía, cuento o ensayo, escritas en idioma castellano y o guaraní, sean originales, rigurosamente inéditas y no hayan sido premiadas anteriormente en ningún otro concurso, ni correspondan a autores fallecidos con anterioridad a la presentación de la obra a este premio.
No podrán participar los miembros de la comisión directiva de la Sociedad de Escritores del Paraguay, los funcionarios y directivos de Grupo General de Seguros S.A.


Los cuentos tendrán una extensión máxima de 5 (cinco) páginas, tamaño DIN A4 (210 x 297 mm), mecanografiadas a doble espacio por una sola cara (Times New Roman 12).
Los ensayos tendrán una extensión máxima de 5 (cinco) páginas, tamaño DIN A4 (210 x 297 mm), mecanografiadas a doble espacio por una sola cara. (Times New Roman 12).
Las poesías tendrán una extensión máxima de 100 (cien) versos, mecanografiados a doble espacio por una sola cara. (Times New Roman 12).


Deberán enviarse tres originales impresos y encarpetados, y una copia digital (en CD). Cada original irá firmado con seudónimo. Aparte, en un sobre cerrado y con el seudónimo del autor en la cubierta, se deberá incluir el nombre y los apellidos del autor, su dirección y teléfono de contacto, y además, dentro de este mismo sobre, una fotocopia de su cédula de identidad y una declaración firmada aceptando expresamente las bases y condiciones de este Premio, garantizando que la obra no se halla pendiente del fallo de ningún otro premio y que el autor tiene la libre disposición de todos los derechos de explotación sobre la obra en cualquier forma y en sus diferentes modalidades.

Los originales deberán enviarse a la sede de Grupo General de Seguros S.A (Avenida España 2210 y América) o a cualquiera de sus sucursales, indicando claramente en el sobre « Premio Literario Grupo General de Seguros S.A 4 ª edición».
Una vez hecho público el fallo, los originales no premiados y sus copias estarán disponibles en la sede de Grupo General de Seguros S.A. para que sus autores pasen a retirarlos, por un espacio de 30 días: posteriormente serán destruidos sin que quepa reclamación alguna en este sentido.


El plazo de admisión de originales se cerrará el viernes 2 de mayo de 2014 a las 12:00 horas.
En caso que los sobres hayan sido enviados por correo se tomará como referencia la fecha del matasellos.
Por el hecho de presentarse al Premio, los concursantes aceptan las presentes bases y se comprometen a no retirar su obra una vez presentada al concurso.


El Jurado estará compuesto por tres destacados miembros del mundo cultural y literario. La composición del Jurado no se hará pública hasta el mismo día de la concesión del Premio.


El Premio, en cada disciplina no podrá ser declarado desierto y se otorgará a aquella obra de las presentadas que por unanimidad o, en su defecto, por mayoría de votos del Jurado, se considere merecedora de ello.


El fallo del Jurado será inapelable y se hará público en un acto que se celebrará en Asunción en septiembre 2014, reservándose la entidad organizadora el derecho a modificar esta fecha a su conveniencia.

Se entregará un primer premio por cada género, indivisible, cuyo ganador recibirá Gs.2.000.000 (dos millones de guaraníes) y 20 ejemplares de la antología “Premio Grupo General de Seguros S.A.” editada por Editorial SERVILIBRO con las obras premiadas. También se otorgará un segundo premio, consistente en 20 ejemplares de la mencionada antología y un tercer premio, consistente en 10 ejemplares de dicha antología.


Los premiados se obligan a suscribir el oportuno contrato de edición según los términos expuestos en estas bases y en la legislación de Propiedad Intelectual del Paraguay, y cuantos contratos y documentos sean necesarios para la protección de los derechos de explotación y para la inscripción de la obra en los Registros de la Propiedad Intelectual de los países donde sea comercializada. De no formalizarse el contrato, por cualquier circunstancia, el contenido de las presentes bases tendrá la consideración de contrato de cesión de derechos entre la Sociedad de Escritores del Paraguay y el ganador.


La participación en este Premio implica de forma automática la plena y total aceptación, sin reservas, de las presentes bases. Para cualquier diferencia que hubiese de ser dirimida por vía judicial, las partes, renunciando a su propio fuero, se someten expresamente a los Juzgados y Tribunales de Asunción, Paraguay.

martes, 24 de diciembre de 2013

¡BENDICIONES!

Por Lisandro Cardozo
(Pte. SEP)
Hace poco menos de un mes, me topé con un jovencito de unos diecisiete años, camino a casa. Venía del taller, donde dejé mi vehículo para una reparación. Algo contrariado, porque no iba a contar ese día con mi medio de transporte, además del gasto que representa eso.
Venía pensando en todo eso, cuando el joven me paró y lo primero que pensé fue en una negativa, porque veía venir un pechazo, el famoso , se me cayó mi dinero, o me falta tanto para mi pasaje. Aunque no tenía pinta de “peajero”, era un chico bien vestido, de cara rozagante, que después me di cuenta, era seguramente de la emoción que sentía. Tenía la misión de transmitir un mensaje, tal vez de su iglesia.
- ¡Señor, -me dijo algo tímido, -muchas bendiciones, en nombre de Dios… Eso nomás quería decirle! - Bajó la vista y se fue caminando, tras sus breves palabras. Yo quedé sorprendido, no supe qué decirle, no sabía como corresponder esas simples palabras. Luego me dije, que no todo está perdido, que hay todavía chicos que piensan diferente a los demás. Que se emocionan con cumplir un cometido, no importa de donde venga.
Yo no soy creyente, pero las palabras que vienen a nosotros con sentimiento, con sinceridad, calan hondo, y me hacen acordar aquellas bendiciones que me daban mis mayores.

Amigos, disfruten de la fiesta de hoy, sin violencia ni maldades!!

viernes, 20 de diciembre de 2013

Premio Literario Grupo General de Seguros 3° edición

En la ciudad de Asunción, capital de la República del Paraguay, a los dieciséis días del mes de agosto del año dos mil trece, siendo las dieciséis horas, los miembros del jurado del Premio Literario Grupo General de Seguros S.A., Dr. José Moreno Rufinelli, Dr. Tadeo Zarratea y Ramón Azuaga, en presencia del Dr. César Valinotti, por el Grupo General, y Alejandro Hernández y von Eckstein, por la Sociedad de Escritores del Paraguay, proceden a la apertura de los sobres, quedando los premiados como siguen:


CATEGORÍA NOVELA:
  • Primer premio: "El vuelo de Pykasu”, de Nilda Estela Franco.
  • Segundo premio: "Itatí", de Ángel Clemente Rolón Portillo
  • Mención especial: "Tatukua", de Arnaldo Casco Villalba
CATEGORÍA TEATRO:
  • Primer premio: "Resurrección de palomas", de Juan Osmar Leguizamón Ávalos
  • Segundo premio: "Los mediocres", de Giovanna Sánchez Orzuza


jueves, 19 de diciembre de 2013

Juan Leguizamón Avalos (Resurrección de palomas- 1 premio teatro)



Juan Osmar Leguizamón Avalos: Egresado del Instituto Superior de Bellas Artes en la carrera de Teatro, forma parte de la primera camada de licenciados de teatro, además de profesor superior, dramaturgo y actor. Sus primeras obras se remontan a sus primeros años de la carrera, breves obras infanto-juvenil, conjunto de obras al cual denominó “Cuaderno Teatral” por formar parte de sus primeros textos de su autoría. Luego nace una pequeña antología “Poesías Tóxicas” con un marcado acento existencial. Ese mismo tiempo se cierne “Contactos Positivos” (conjunto de catorce obras teatrales y varios monólogos) ambos también obras infanto-juvenil. A partir de entonces ha querido coquetear con el cuento participando del concurso de cuentos cortos 2012 Castellano- Guaraní obteniendo el tercer premio-categoría castellano con el cuento “Killer”. En este momento sus últimas obras dramáticas son “Enjambres Anónimos”, “Cuarto Oscuro”, “Resurrección de Palomas” y “Sangre Cuajada”, aclarando que ninguna de sus obras han sido publicadas. En laboratorio se encuentran las siguientes obras: “Sodoma, hermano de Gomorra”, “Piso 69”, “Vendedor de Cerebros”, entre otros.   


Se puede adquirir en SEVILIBROS a sólo Gs 20.000


    

Estela Franco autora de "El vuelo de Pykasú" (1 Premio- novela)

Estela Franco Guerrero, nació en Asunción-Paraguay. Es licenciada en administración de empresas y tiene posgrado en finanzas y contabilidad. Ha realizado diversos cursos y talleres de marketing y administración de empresas.
Realizó talleres sobre guión cinematográfico (CCEJS-TERERE GAB, con el Prof. Hans Garrino, año 2011 y CCEJ-Fundación Roa Bastos, con el prof. Lic. Hugo Gamarra, año 2113).
Seminarios: Mundos posibles, los pueblos indígenas (CCEJS-2013).
Curso de Historia del Arte (ISA-UNA, año 2013) y Una tarde de café en el Museo (ISA- Museo de Bellas Artes – año 2013).
Taller de crítica literaria con el Dr. José Vicente Peiró Barco (UNIBE-año 2013).
Es integrante del taller de poesías del profesor Jacobo Rauskin (Centro Cultural de la República Manzana de la Rivera 2012/2013).
Este año ha ganado también el 2do. Premio de cuentos cortos de la Fundación Lago Ypacaraí y El Cabildo. Título de la obra: Lago Conjurado.


Esta novela puede ser adquirida en SERVILIBROS  a un costo de Gs 40.000

martes, 17 de diciembre de 2013

“Cuentos en hospitales” sigue regalando alegría a niños

Durante todo el mes de diciembre se viene realizando el ciclo “Cuentos en los hospitales”, proyecto impulsado por la Secretaría Nacional de Cultura en conjunto con la Sociedad de Escritores del Paraguay, y cuenta con el apoyo de los Educadores Hospitalarios del Ministerio de Educación.
Esta mañana la lectura fue en el Hospital del Cáncer ubicado en Areguá, donde el escritor Lisandro Cardozo acompañado de Luz Saldívar y Lea Rodas de la SNC, compartieron una agradable jornada de cuentos con los niños hospitalizados.
El proyecto se viene realizando desde hace tres años y consiste en relatar cuentos a los niños hospitalizados, además se hace entrega de libros a las bibliotecas hospitalarias.
En años anteriores han narrado los cuentos, escritores renombrados como René Ferrer, Irina Ráfols, Alejandro Hernández, Feliciano Acosta, MiliaGayoso, María Irma Betzel, Oscar Pineda, entre otros. Asimismo, los libros entregados a las bibliotecas son donados por las editoriales Santillana, Fausto Cultural, Servilibro, Océano, Quijote y Atlas.
Días pasados la actividad se realizó en el Hospital de Itaguá, donde estuvieron René Ferrer y Nila López, quienes compartieron con los niños, sus padres y médicos del Hospital.
Lea Rodas, de la Secretaría Nacional de Cultura, señaló que en esta época del año es importante llevar unas palabras de aliento a las familias cuyos hijos se encuentran pasando por una situación difícil y expresó su agradecimiento y sus ganas de seguir trabajando en este proyecto.
Luz Zaldívar, coordinadora de lectura y literatura de la Dirección General de Diversidad y Procesos Culturales de la SNC, dijo que con esta actividad obtienen buena receptividad, mediante el apoyo de los padres de los chicos, los educadores y los médicos. “La lectura es siempre un buen distractor cuando uno se encuentra pasando por una enfermedad y la solidaridad que demuestran los escritores a través del relato de cuentos en los hospitales es muy motivante”, finalizó.
Este año, el ciclo incluirá al Hogar de Ancianas “Nuestra Señora de la Asunción”.
Las próximas jornadas de cuentos se llevan a cabo de 08:00 a 11:00 horas y el calendario es el siguiente:
-23 de diciembre, IPS, con Alejandro Hernández
, Iván González
-30 de diciembre, en el Hogar de Ancianas “Nuestra Señora de la Asunción”, con Mirta Roa y Lourdes Talavera.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Irina Ráfols y el hombre víbora


INTRODUCCIÓN
Irina Ráfols

Irina Ráfols nos sorprende con una nueva novela, El hombre víbora, que permite varias lecturas, varias miradas; es multiforme, multidireccional, ya que no puede ser clasificada en un grupo porque es de aventura, ya que Longobardo conduce a su discípulo Efraín hacia la costa del Paraná tras las huellas del Kurupi; es histórica, porque el relato se contextualiza en la Guerra del 70 en el Paraguay; es psicológica, porque descubre la conciencia y el subconsciente de sus personajes y la sicología social, la conciencia colectiva, las vivencias y las reacciones de sus personajes y los sentimientos y creencias, miedos y odios, amor y solidaridad del personaje colectivo, el pueblo, cuyas mujeres guerreras se defienden de la soldadesca del ejército vencedor; y es folclórica, porque los mitos y las leyendas cobran vida y el personaje Kurupi deja de ser mitológico y se humaniza para amar y ser amado.
ASPECTO LINGÜÍSTICO
El lenguaje juega un rol protagónico en esta novela por la coexistencia de tres lenguas en contacto, castellano, guaraní y portugués, vehículos de comunicación natural en un villorrio del Paraguay ocupado por las fuerzas brasileñas durante la Guerra de la Triple Alianza. Irina consiguió resolver el problema lingüístico de sus personajes haciendo que se expresaran en su propia lengua sin que el diálogo necesite traducciones.

La escritora revaloriza el guaraní, utiliza esta lengua para titular siete capítulos; le pareció mejor el guaraní para jerarquizar segmentos de su novela en los que habla de sentimientos y de creencias, mientras que aquellos en que predomina la acción los nombra en castellano.
EL DISCURSO NARRATIVO
En el presente del relato, el profesor Longobardo y su alumno Efraín se lanzan a la aventura en busca del Kurupi. El relato enmarcante es la historia de la excursión con fines científicos de Longobargo, y el relato encajado es el de la ocupación y destrucción de Saraki, y los crímenes, violaciones, muertes, incendios, hambre, miseria ocasionados por los guerreros brasileños. Irina utiliza eficazmente las anacronías, las anticipaciones y las retrospecciones. Comienza el relato hacia finales de 1870 con la ubicación de Villa Saraki. En ese punto introduce un acontecimiento muy anterior, el relato se disloca y nos informa que un grupo de soldados comandados por Álvar Núñez Cabeza de Vaca había pasado por ahí y dejado una población de indígenas que tiempo después abandonaron el lugar pero fue repoblado por españoles durante la Colonia. La contigüidad de unidades discontinuas imprime al relato una estructura de fuga.
La retrospección no se detiene al conectar con el relato principal, sino que continúa hasta el punto en que se había cortado para facilitar su aparición cuando Longobardo y su alumno hallan una fosa y una muy gruesa cadena de hierro fabricada en la fundición de hierro de Ybycuí con la que había sido sujetado el hombre-víbora (el Kurupi) cuando lo liberaron para que se quedara vagando por los montes fuera del tiempo.
CUANDO SE INSTALA EL TERROR
En Villa Saraki, viven familias españolas y muchos criollos. Un acaudalado español tiene una hija muy bella, Juliana, que gusta de escapar al monte para embelesarse con las flores y aspirar su aroma, pero una siesta es observada por un ser muy extraño que se halla trepado en la rama de un árbol frondoso. Le impresionó la mirada de fuego del indio de cutis cetrino, y cuando se bajó del árbol ella contempló por primera vez la desnudez de un hombre y se asombró ante la aparición de ese ser muy raro con un atributo singular entre las piernas. Se sucedieron los encuentros, el hombre del árbol la trataba con dulzura y consiguió enamorarla, aunque ella creía que era el demonio.
Los brasileños raptaban a las mujeres, las maltrataban y las violaban. Un día, toman por asalto la casa de don Guzmán Álvarez y hacen prisionera a Yrasé. La criada india Yrasé, que cuida de la hija, es azotada por hablar en guaraní. La voz narrativa enuncia: «cuando esta nación recibió el mal, abrió sus compuertas y lo recibió con todo: guerra, traición, hambre, peste y, además, miserias».
En este capítulo, el narrador omnisciente nos cuenta que algunas mujeres llegaban con sus hijos muertos en brazos o arrastrando ancianos, enfermos o mutilados, y que a los moribundos se los dejaba fuera del muro y, una vez muertos, los enterraban lejos del cementerio para que este no se llenara de «muertos extraños».
¿QUIÉN ES EL KURUPÍ?
Trepado a las lianas, se esconde entre los árboles o camina sin dejar huellas en el suelo. Acechaba a los brasileños desde la copa de los árboles, espiaba a los malos. Los brasileños lo encontraron desnudo en los matorrales, pero logró escapar. Lo describen como un indio medio raro que tenía algo extraordinario entre las piernas. Se asustó y emitió unos sonidos con una voz gutural que horrorizó a los soldados, que creyeron que era el demonio. Lo capturaron, lo ataron y lo enjaularon. Karai Kytá, el hechicero, durante la noche lo liberó y el Kurupi volvió a lo más intrincado del monte.
Yrasé conocía de su existencia; se lo había contado su bisabuelo cuando aún vivía con la tribu y le había advertido que deseaba poseer a las niñas, que desfloraba a las vírgenes y luego las dejaba y ellas se volvían bobas y andaban como sonámbulas.
CONCLUYO
Boggiani pertenece al mundo de la ciencia y de la lógica. El profesor Longobardo y Efraín operan en el mundo real, tangible, pero conscientes de que están penetrando en el mundo mítico al que pertenece el Kurupi. Al final de la novela, el Kurupi está vivo: la escritora nos revela que está ahora trepado en el mismo tronco en el que se había sentado junto a Juliana en la época de la Guerra del 70 y que, como monstruo deforme y feo, debe ocultarse siempre. El Kurupi nunca será parte de la historia que escriben los hombres, pero pervive en los mitos y en las leyendas; su espíritu sobrevive en el cauce del tiempo, vaga en las noches lunadas, aislado del mundo, condenado a la soledad, con una conciencia que no muere.
mbramirez @click.com.py
Ex presidente SEP