lunes, 3 de mayo de 2010

Se presentaron cinco libros, en maratónica sesión de 45 minutos

La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires convocó a una masiva concurrencia de visitantes, el sábado ultimo, aprovechando el feriado del Día del Trabajador. Los visitantes coparon el campo ferial de Palermo, que ofreció innumerables atractivos culturales para todos los gustos. Mientras adentro la gente se volcaba a cada stand a comprar libros y asistir a presentaciones de danza, música y a diversos actos, afuera el cantante brasileño Caetano Veloso brindaba un recital gratuito en la Plaza Italia, ubicada frente a la Feria, invitado por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.En ese marco de fiesta, la delegación paraguaya, integrada por un poco más de diez escritores, protagonizó el lanzamiento de seis libros paraguayos durante el primer día de las actividades previstas en esta muestra editorial. El país de la sopa dura, de Helio Vera; Coronel Bogado, de Catalo Bogado; Alcaesto, de Irina Ráfols; Jaime Bestard, arte y dignidad, de Amalia Ruiz Díaz; y Madame Lynch, una reina sin corona, de Nelson Aguilera, fueron lanzados en una maratónica sesión, que duró apenas 45 minutos. Cada autor tuvo 15 minutos para exponer sobre su obra. Lisandro Cardozo, presidente de la Sociedad de Escritores del Paraguay, fue el encargado de presentar la obra de Vera, que se caracteriza por retratar la idiosincrasia del paraguayo desde una perspectiva histórica y costumbrista. El escritor y periodista destacó que la mayor parte de la obra de Vera se caracterizó por tratar de descifrar la forma de ser y pensar del paraguayo. "Sus libros son verdaderos tratados de paraguayología", agregó. 

Para cerrar el acto, el escritor Nelson Aguilera leyó una de las 21 narraciones sobre Elisa Alicia Lynch que forman parte de su obra Madame Lynch, una reina sin corona. El relato casi teatralizado de Aguilera atrapó la atención de los presentes, que siguieron con mucho interés la conversación imaginaria entre el Mariscal López y su amada irlandesa, en la madrugada anterior a su muerte a manos de los soldados brasileños, a orillas del Aquidabán Nigüí.




Fuente: Ultima Hora 3/5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario