viernes, 27 de julio de 2012

Muere el poeta Emilio Perez Chavez


La Sociedad de Escritores del Paraguay, comunica a los escritores y a la opinión pública el fallecimiento del escritor Emilio Perez Chavez (1950-2012), quien fuera socio fundador de la SEP, docente universitario,  integrante de la Generación del 70, editor de la desaparecida revista literaria La Estrella y co-director de la revista Época. En 1976 publicó el poemario “El fénix del recuerdo”, y varias de sus obras han sido traducidas a idiomas como el inglés y el francés.
Más recientemente se desempeñaba como docente de filosofía y literatura en varias universidades de la capital paraguaya.
Su deceso ocurrió aproximadamente las 5:00 de la madrugada de este viernes a causa de un aneurisma.
 Sus restos descansan en el cementerio de la Recoleta en el panteón familiar.
 Nuestra institución desea manifestar un gran sentimiento de pesar ante la partida de este grande y querido escritor y acompaña a su hermano José Perez Chavez, su sobrino José Perez Reyes y demás familiares, en estos duros momentos.


PACTO DE CRISTAL Y SILENCIO

Te he buscado entre la vida y el recuerdo
desde la agonía del ser en la madrugada última
cuando era gris el jardín de la pena.
Ya estoy en ti
cuerpo de agua y de suspiros
paraíso que ayer desconocía
misterio descubierto a cada instante.

Nunca pude saber si lo has sabido
(vísperas del amor y del abismo)
pero sutil asombro al encontrarte
así como el deseo imaginaba
y con todas las letras de tu nombre.

Paloma de incienso y mármol
temblor, mirada, confidencia
huye bajo la niebla tu memoria.

Sin rumbo ni noticias
frente al eco del hastío
¿quién me devuelve tu voz tímida y breve
poema que pude haber escrito en el rocío
trébol casual en un cuaderno frágil?

Distraídos en el umbral del olvido
somos cántico y distancia
juegos, éxtasis, magia.

El tiempo indescifrable
ronda los signos del desvelo:
perdidas en aquel rostro de paisaje lento y triste
cuántas palabras te esperan.

(De: EL FÉNIX DEL RECUERDO, 1976)




PARAISO DEL ALBA
Porque nuestras manos curiosas
tanto se han buscado
entre las horas vacías de la ausencia
cuando te doy mis caricias
tú me devuelves mis sueños.

Porque si frente al espejo de la aurora
te desnudas
tú me pides la luz
y yo te doy el fuego
tú me ofreces el mar
yo te regalo el cielo.

Porque eres mi brújula y destino
porque contigo el amor vence al olvido
por todas las ideas compartidas
que dan rumbo, signo y vida nueva
por todo lo que tú y yo
muy bien sabemos
he decidido
nunca regresar
al asedio de fechas, situaciones y lugares
donde no eras aún el aire que respiro
la música que canto
la única palabra que no digo
y que te nombra.
(De: PUNTO MARGINAL.
REVISTA DE CULTURA Y POLÍTICA, ABRIL-MAYO 1994)


No hay comentarios:

Publicar un comentario